Una nueva semana

Hola una vez más. ¿Sabes?, durante estos días mientras preparaba todo para que el miércoles puedas encontrar aquí la primera entrega de ese cuento que he titulado “Sin perder la inspiración”, recordé mi adolescencia y una de las primeras novelas que escribí entera del principio hasta el final, sin dejarla a un lado antes de acabar.

Me acuerdo de aquellas tardes en las que me reunía con unas amigas, siempre en el mismo banco del parque de Coia y en donde les enseñaba lo que había añadido desde la tarde anterior a “Volar a tu lado”, una novela de amor adolescente que gracias a esa costumbre  establecida, a causa de la cual me veía obligada a tener algo nuevo que mostrar cada tarde, poco antes del comienzo del curso escribí FIN.

Aquí tienes los primeros versos de un romance incluido en ella:

Un ave que emprende el vuelo,

       el día ya llega a su fin.

      >> Siendo para él mi amor guía,

       volando llegará a mí.

      >> La oscuridad que me acecha,

        no me alejará de ti.

        Mis pequeñas alas grises,

        podrán sacarme de aquí.

        La pequeña ave llegó,

        Sin aliento decía así:  …”.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s