Lo prometido es deuda

He aquí el principio de “Sin perder la inspiración”, un cuento que se desarrolla  a través de  cada cuento (valga la redundancia) que Héctor  le cuenta a Alina, su hermana pequeña.

Reconozco que escribir cuentos es un entretenimiento descuidado por mí desde hace mucho tiempo, pero estoy segura que no será desagradable, sino todo lo contrario, retomar aquella antigua afición en la que espero no haber perdido la maña que un día sí tuve. Y por ello me gustaría que compartieras conmigo tus opiniones al respecto, algo que agradezco  de corazón.

Espero que disfrutes con esta primera entrega de “Sin perder la inspiración” y que el próximo miércoles te animes a echarle un vistazo a la continuación.

Aquí dejo un acceso directo a este cuento—>  Sin perder la inspiración

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s