Nuestro gran sueño era ver el mar

 

Nuestro gran sueño era ver el mar,

una sola vez, nada más.

Pasó el tiempo,

y nuestro sueño se hizo realidad.

Juntos vimos las olas acercándose,

cada vez más.

Yo lo veía, me conformaba con verlo una vez,

aunque no lo viera nunca más,

pero tú, como siempre en tu vida querías algo más,

no te conformarías con una vez,

y quisiste volver.

Pasaba el tiempo, y lo volvimos a ver,

una y otra vez.

Yo lo veía, me conformaba con verlo otra vez,

aunque no lo viera nunca más,

pero tú, como siempre en tu vida querías algo más,

no te conformarías con verlo, lo querías tocar.

No abuses de tu suerte, pediste sólo verlo.

Pero mis palabras no escuchaste,

y a él te acercaste, mojaste un dedo en sus aguas saladas,

saliste corriendo me llevaste a tu lado,

me mostraste su magia, la magia de sus aguas.

Yo lo tocaba y me conformaba, con tocarlo una y otra vez,

aunque nunca lo volviera a tocar más,

pero tú, como siempre en tu vida querías algo más,

no te conformabas con tocarlo.

No abuses de tu suerte, pediste sólo verlo,

no tocarlo y sentirte parte de él.

Pero mis palabras no escuchaste,

y a él te arrojaste, empapando tu cuerpo con su esencia,

pero esta vez no saliste corriendo, no me llevaste a tu lado,

no me mostraste su magia.

Y, ahora, yo aquí sola lamentándome,

por haberme conformado y no haberte despertado.

Publicado en .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s