A tu lado

Te conocí una noche de luces y bengalas,

la música sonaba pero tú no bailabas.

Mi mirada chocó con la tuya

y en unos segundos se fundieron en una.

Hablamos, bailamos, y de todos y todo nos olvidamos.

Salió el sol, más brillante que nunca.

Brilla mi amor, yo deseaba ser tuya.

Me acerqué a tu lado pensando que me habías olvidado,

pero en tu risa, tus ojos, descubrí que de tu corazón me había adueñado.

 

Todos los días uníamos nuestros pasos,

no nos separábamos ni un solo tramo.

Era la naturaleza entera el escenario

donde actuábamos día a día

desde la aurora al ocaso.

El sol seguía en el firmamento brillando,

sólo podía ser una cosa: nos estábamos amando.

El tiempo pasaba, volaba a tu lado.

Era un tiempo extraño, un tiempo enamorado.

 

Un día amaneció gris aunque el cielo brillaba,

te esperé donde siempre pero no apareciste.

Voces lejanas trajeron rumores,

sollozantes pronunciaban tu nombre.

Corrí a tu lado tan rápido como pude.

No quise creerlo cuando lo supe.

Tus ojos tristes suplicaban,

de ellos brotaban lágrimas enamoradas.

Dos lágrimas desoladas, tuya y mía

se unieron en el último día.

 

Ahora las piedras lloran

porque tus pies no las rozan.

Los pájaros ya no cantan

porque añoran tus palabras.

El río no salta

porque tú no bailas.

 

No tengo lágrimas, he gastado mis suspiros,

pero ahora estoy tranquila:

amor mío, me voy contigo.

 

-Ana María Otero-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s