Besos…

-Ese beso era mío. ¿Por qué me lo has robado?

-Si quieres que te lo devuelva, ven aquí a buscarlo.

Se acercó a su lado y se lo llevó por otros dos acompañado.

-¡Eh! ¿Qué es lo que haces?

-El que roba a un ladrón tiene cien años de perdón-apuntó sustrayendo ahora el tercero.

-No te vayas, espera, ¡que también yo he de redimir mi falta!

Y de este modo siguió el juego, alimentando beso a beso el deseo.

 

-Ana María Otero-

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s