Las 12 uvas

grapes-2715691_640

Cada 31 de diciembre, cuando se separan en grupos de doce uvas para los asistentes a la cena, recuerdo aquellos preparativos que hace años (¿tantos ya?) llevaba a cabo para quitarle las pepitas a aquellas que yo, por mucho que lo intentara, nunca era capaz de tragar antes de que el primer brindis del año hubiese empezado.

Nunca olvidaré mi satisfacción el primero en el que, además de no atragantarme, fui capaz de tomar las doce uvas a la velocidad pautada por las campanadas del reloj.

Y es que esa hazaña fue suficiente para atreverme a creer (al menos hasta que el brindis acabó) que eso era un presagio de que aquel año no me encontraría con obstáculos insalvables (ilusoria imaginación infantil…).

Esta noche tomaré las doce uvas (de bote: peladas y sin pepitas 😉 ), como siempre deseando que el año nuevo sea mejor que el precedente y que esto pueda corroborarlo junto a todos aquellos que son importantes para mí.

Por ello me despido deseando volver a coincidir contigo el próximo año.

¡¡FELIZ  2018!!

2018

-Ana María Otero-

 

Publicado en .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s