Sólo una melodía

1-music-278795_640

Era una noche cualquiera

en la que hacía calor.

Tumbada en la cama

casi la vencía el sopor,

cuando acompañada por un leve soplo fresco,

la melodía de un violín escuchó.

Abrió los ojos lentamente

y ya no estaba en su habitación.

Aquello era un salón de baile

en el que el violín marcaba el son.

-Mi nombre es Sisdein.

¿Me concedes este baile?-pronunció la voz de un hombre

que con sus brazos la rodeó.

– Yo nunca he bailado esto-enseguida ella se excusó.

-Eso no es problema, si quieres te enseño yo.

 

El violín siguió sonando y durante horas

ellos bailaron y hablaron,

conociéndose más y más con cada vibrato.

-Aunque el sueño acabe

por favor nunca olvides a Sisdein, tu eterno enamorado.

Pidió él entregándole la rosa que llevaba en su ojal

y acercando a los de ella sus labios.

 

Ella abrió los ojos cuando ese beso mágico acabó

y se dio cuenta de que aquello no había sido real

porque otra vez estaba en su habitación.

“Oh, que sueño más hermoso,

lástima que ya todo acabó”.

Pensó tristemente acercándose a la ventana

para encontrar en su alfeizar una hermosa rosa

que a su corazón acercó,

deseando volver a escuchar otra vez aquel violín

gracias al que había conocido el sabor

de un verdadero beso de amor.

2-rose-812765_640

-Ana María Otero-

Publicado en .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s