Sólo él

01-people-2589817_640

Soñé que sus labios besaban mi cuello y me estremecí mientras las hábiles manos del protagonista de mis fantasías exploraban mi cuerpo intentando desvelar todos sus secretos.

Pero el sueño, como todos los sueños, acabó y yo suspiré abriendo lentamente los ojos para descubrir tumbado a mi lado y mirándome embelesado al actor principal de mis ensoñaciones.

-Siento envidia-confesó.

-¿Envidia?-pregunté como si no conociera aquella guasa.

-Sí, envidia del que está contigo y te hace sonreír cuando estás en lugar al que yo no puedo llegar, de ése que cuando duermes te hace gemir.

-¿Gimo en sueños?

-Gemir, gemir, no. Pero a veces en tu cara encuentro ese mismo gesto que yo, pobre iluso, me permitía fantasear que en ti sólo yo era capaz de provocar-confesó mostrando un fingido mohín doliente.

-¿A quién pretendes engañar? Lo dices como si no supieras que ni siquiera en sueños me dejas en paz.

Él sonrió y otra vez, como cada mañana, el sueño se hizo realidad.

02illustration-1952425_640

-Ana María Otero-

Publicado en .

4 comentarios sobre “Sólo él

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s