Ahora no

2-broken-1739128_640

Cuando para mí estaba empezando,

para ti casi había acabado.

Yo comenzaba a amarte

y tú a mí me estabas olvidando.

Mientras yo confesaba que te quería,

amor eterno tú a otra le prometías.

Tu desprecio mi corazón endureció,3-rock-80074_640

que más sólido que el tuyo se volvió,

el cual en mil o dos mil pedazos se rompió

cuando tras reconocer que después de mí

nunca más habías sentido amor verdadero,

igual que tú habías hecho antes conmigo,

viste que los brazos que me rodeaban

no eran los tuyos sino los de tu mejor amigo,

el cual te miró sonriendo,

asegurando que él

nunca descuidaría aquel tesoro

que había tenido la suerte de encontrar

después de que un estúpido olvidara

que si una alhaja se desea conservar

es necesario protegerla,

porque para pocas personas es posible

no desear poseer una joya valiosa,

y más si ésta sólo para diestros orfebres reservada está.

1-diamond-1186139_640

 

-Ana María Otero-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s