La maldición de las campanas

bell-tower-2153931_640

Aquel era un pueblo extraño. Éste tenía un campanario, aunque curiosamente sin campanas.

Un anciano compartió conmigo la leyenda, ésa que decía que desde hace mucho tiempo por allí no había campanas porque un extraño alcalde hace siglos las mandó quitar, ya que según él por las noches sonaban a muerto y no le permitían descansar.

Los difuntos ofendidos porque con esta acción el alcalde sus voces había enmudecido, lanzaron una maldición que según dicen hoy en día todavía continúa y a causa de la cual, fenómeno por lo visto en diversas ocasiones comprobado, cualquier campana que se coloca en aquel campanario en el que ninguna cigüeña anidó después de la maldición, no emite sonido alguno, hecho para el que nunca nadie ha sido capaz de encontrar un motivo lógico y racional.

Y es que al parecer las únicas campanas que se escuchan por allí son las que profetizan alguna muerte, las cuales, y a modo de anuncio, sólo el próximo difunto percibe.

Esta curiosidad, a diferencia del silencio de las campanas, no ha podido ser comprobada, porque nunca nadie se ha despedido tras escuchar las campanas. Tal vez porque esto sucede pocos instantes antes del final y no les da tiempo a hacerlo, o porque todos prefieren irse en silencio sin confirmar esa leyenda que falsa o cierta, está claro que, con campanas o sin ellas, nunca morirá.

 

-Ana María Otero-

Publicado en .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s