Su gato y ella

1-eye-2681783_640 (2)2-cat-518306_6403-eye01-2681783_640 (1)

 

Su gato y ella, ella y su gato. Aunque no lo veas a su lado, sin duda se encuentra cerca. Observando con sus ojos de distinto color el uno del otro, todos los movimientos de ella cual valiente vigilante, galante custodio.

Una curiosa pareja sobre la que en alguna ocasión alguien contó una historia. Tal vez falsa, tal vez cierta, pero sea como sea, ante ésta nadie indiferente queda.

En ella se habla de una mujer joven, desde niña la mejor amiga de un muchacho negativamente marcado por la heterocromía. Un ojo verde, el otro azul, a cada cual más hermoso, aunque salvo para ella, a la que desde el primer día ese rasgo encandiló, este absurdo motivo a muchos de su lado apartó.

Malas voces decían que era un demonio que a su madre durante el parto mató, pero ella sabía que eso era mentira y que ante él, envidia era lo que en realidad todos sentían.

Ella amaba a ese hombre al que cada noche se entregaba, ése mismo que día tras día, tal cual le había prometido, la protegía y custodiaba manteniendo apartada de ella cualquier cosa mala.

Ocupando su tiempo en estos menesteres, él olvidó que también a sí mismo se debía proteger y bajó la guardia sin darse cuenta de que su maestro, ése que le mostró por primera vez la magia y quiso compartir con él toda su sapiencia, aunque en realidad él sólo prestara verdadera atención a la buena, porque nunca le interesó la negra, se encaprichaba con su compañera y ante el rechazo de ésta, a su alumno hechizó y en gato lo convirtió, para de este modo humillarlo durante un rato antes de, ante los ojos de su amada a la cual después él tomaría como esclava, matarlo.

Aunque era un alumno extremadamente aplicado probablemente porque era cierto eso de que su inusual mirada tenía magia, no pudo esquivar del todo el hechizo, pero su intervención de algo sirvió y gastando casi toda su fuerza, envió al malvado hechicero a un mundo lejano del que los guardianes de éste, conocedores no sólo de esta última maldad cometida por él, nunca le permitirían marchar.

Y él, aunque en gato convertido, logró salvar su vida y de este modo seguir hasta el fin de sus días protegiéndola tal cual en una ocasión le prometió.

Pero esos no fueron sus únicos logros, ya que aunque nunca volvería a ser como todos los demás, cada noche y a su lado en hombre se volvía a transformar y de este modo compartía con ella todo ese amor con el que ni siquiera un poderoso hechicero envidioso pudo acabar.

girl-449769_640isolated-1188090_640

-Ana María Otero-

Publicado en .

8 comentarios sobre “Su gato y ella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s