Un muro tras la puerta

stones-770264_640

Abres la puerta

y tras ella

encuentras un muro de piedra.

Golpea, golpea.

Tal vez aún te espera.

¿Crees que merece la pena?

¿Es que no escuchas su risa?

Una carcajada perversa.

Satisfacción ante el sufrimiento

que sabe que a pesar de todo

en ti la espera genera.

Dices que aún sientes,

percibes su amor.

No entiendo como después de todo el daño,

de toda la humillación,

todavía aseguras que algo así

en algún momento existió.

Ceguera intencionada o ceguera fingida.

¿Cómo es posible que no lo entiendas todavía?

Está claro, es evidente.

¿Para qué vais a cuidar,

para qué vais a proteger

algo que ninguno de los dos valora?

El uno para el otro una enfermedad,

que cada uno de vosotros debería superar.

Si la metáfora es tan clara,

¿por qué no os dais libertad

y el uno al otro os dejáis marchar?

No me digas que ése siempre fue vuestro modo de vivir,

que así sentís los dos  algo similar a ser feliz.

Pero esto es sólo un sin vivir,

una existencia vacía.

Dolor, humillación…

¿De verdad podéis encontrar en todo ello

algo parecido al amor?

pair-707509_640

-Ana María Otero-

6 comentarios sobre “Un muro tras la puerta

  1. A veces nos acostumbramos a ciertas manías que son, sin ninguna duda, perjudiciales, Ana. Es como eso de fumar a pesar de saberlo todo al respecto, a pesar de saber que mata. Me gustó mucho. Un saludo y toma decisiones, querida amiga, si es que hay que tomarlas.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s