Amargo despertar

eye-1210172_640

Al despertar un torrente de lágrimas

le cubría el rostro.

Ante tamaño desespero,

con mis brazos rodeé su cuerpo.

No llores que fue sólo un sueño.

El despertar llegó y el mal trago ya acabó.

Fue una pesadilla, algo que no pasó

y que en la vida real nunca sucederá

—susurré creyendo que así mitigaría su dolor,

pero entonces dirigió hacia mí una mirada

en la que encontré tanto pesar

que sin lugar a dudas

con la alegría del mundo,

con toda la felicidad,

por si sola podría acabar.

Tienes razón.

Eso no va a pasar,

no se hará realidad

y por ello me siento mal

—indicó sin dejar de llorar—.

No fue un mal sueño que ya acabó.

La pesadilla comenzó al apartarme

de una maravillosa utopía

que fuera de mi ensueño,

tal y como tú dices,

nunca llegará a ser real

—confesó con desdicha

tras confirmar que el sueño de su vida

una vez más se volvía a esfumar.

oie_819237qKOnR14p

 

-Ana María Otero-

5 comentarios sobre “Amargo despertar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s