Privado compartido

 

Sí, es verdad que en tu lugar habitual no te vi al entrar. Pero aunque algunos piensen que no estás, ¿acaso crees que a mí me puedes engañar? Sabes que te conozco lo suficiente como para atreverme a jurar que cuando a mí alguna mujer se acerque, entonces para ti habrá llegado el momento de llevar a cabo tu entrada magistral. Esa porposter-2690541_640-----Imagen de Andrea Baratella en Pixabay medio de la cual, además de a tus acólitos como siempre deslumbrar, mientras tu lasciva mirada exige que con brazos posesivos yo rodee tu cuerpo, un templo para ellos, al menos en mi presencia prohibido, impulsada por tu instinto animal, a mi alrededor marcar como propio un terreno privado que no desconoces que a nadie diferente de mí alguna vez legítimamente pertenecerá.

Tú lo sabes. Yo lo sé. Desde el principio entre nosotros siempre ha sido así.

No soy tuyo, no eres mía. Pero si yo voy me invitas a entrar y si eres tú la que se acerca, sin duda todo el tiempo que quieras te vas a quedar.

Libres pero atados, unidos aunque separados. Sí, lo mejor para los dos. ¿Acaso alguna vez alguien quiso invitar al amor?

-Ana María Otero-

 

 

 

 

 

3 comentarios sobre “Privado compartido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s