Tu cuerpo

  Sueño tu cuerpo, deseo tocarlo, saborearlo, examinar palmo a palmo tu piel, descubriendo secretos ocultos, despertando deseos dormidos (los tuyos, los míos) que, ¡oh maldito castigo!, sin saber cómo ni entender por qué se habían perdido. Ven, no temas, te garantizo que el peligro ha desaparecido. Quédate aquí, sabes que así no volverá porque … Sigue leyendo Tu cuerpo

Espontáneo

  Espontáneo, inesperado, de un segundo a otro preparado. Sin renglón y sin guión, sin avisar apareció. Era inimaginable, no había algo preparado, pero cuando miró hacia lo alto, descubrió que el trabajo ya estaba acabado. Sería un milagro o tal vez un regalo mágico que merecido o no, sin pedirlo apareció. -Ana María Otero-