Lluvia de estrellas

En una noche de verano, cuando ya llegaba al claro, la lluvia de estrellas comenzó y qué suerte tuve yo que a mi lado la más hermosa de todas cayó.

La miré y brilló. Sonreí y entre los dos un bello hechizo se conjuró.

Si hasta entonces entidades distintas, dimensiones todavía inexistentes, ahí algo cambió y cuando su dominio se vinculó con el mío, integrando luz y oscuridad, una órbita astral con una entidad terrenal, aparecimos, desaparecimos, sólo se sintió que algo cambiaba y que una hermosa estela en el cielo se dibujaba.






-Ana María Otero-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s