El sentido del absurdo

Un hechizo en un sueño,

que sólo se rompe si me despierto.

Debería hacerlo,

dejar de estar dentro pero,

¿y si en realidad me quiero quedar

y ya nunca más despertar?

Podría experimentarlo como una condena

que atrapa, que retiene.

O como un afortunado regalo

que tal vez permite encontrar

el verdadero sentido a existir,

darle una razón a ese absurdo

al que por costumbre llamamos vivir.

-Ana María Otero-

-Imágen tomada de Pixabay

5 comentarios sobre “El sentido del absurdo

  1. Mis sueños suelen ser pesadillas. Recuerdo mis primeros sueños, cuando era muy pequeña, no sé dónde habría oído hablar del demonio, en casa no, sería en la iglesia donde la gente del pueblo se reunía los domingos, pero tenía sueños recurrentes, el demonio me perseguía y yo corría y corrís sin moverme del mismo sitio… Cuando me iba a alcanzar me despertaba.
    Hay que ser tonta como si fuera poco pesadilla la vida… claro que entonces yo no lo sabía.
    Muy bueno, un abrazo,

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s