Robar un corazón

-Imagen de Gordon Johnson en Pixabay- 

   A veces pienso que debería recibir sanción eso de robar un corazón. Vale, sí, tienes toda la razón, porque tú nunca actuaste a traición. Sencillamente te acercaste, una sonrisa me dedicaste y fui yo quien, queriendo o sin querer, ante ella sucumbió, permitiendo que me atrapara, deseando que de mi lado ya nunca te apartaras.

   Por ello veo claro que puestos a culpar, ya nada me podrá salvar, porque acuso de ladrón a quién noblemente ganó mi corazón. Así que, sin acusar, sin culpar, me gustaría contarte un secreto. ¿Mío?, ¿tuyo?, ¿compartido? Da igual, si quieres lo averiguamos luego, porque ahora necesito confesar que sólo junto a ti quiero encontrar el significado real de la palabra amar.

Robar un corazónCC by-nc-nd 4.0 Ana María Otero

Un comentario sobre “Robar un corazón

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s