Una tarde de otoño

Era una tarde de otoño cuando el hechizo se rompió y ya nada quedó.

Recuerdos borrados, momentos olvidados.

Un vacío inmenso ya que nada quedó porque el viento todo apartó.

Tantas tardes, tantas risas, tantos juegos, tantos momentos vividos

en esos bancos ahora desocupados, como si nada de aquello hubiese pasado. 

Tal vez queden vagos recuerdos, pero ahora ya poco más que eso.

Si con un hechizo empezó, con el viento se acabó

y fue la lluvia la que el recuerdo diluyó, dejando tal vez una leve intuición

de lo mejor de todo aquello que entonces pasó.

Una tarde de otoñoCC by-nc-nd 4.0 Ana María Otero

2 comentarios sobre “Una tarde de otoño

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s