Maldito castigo

-Imagen de Pete Linforth en Pixabay

Atado, atrapado, de mi libertad privado.

Absurdamente retenido por algo inmerecido,

por un delito que nadie ha cometido.

¿Por qué yo? ¿Por qué a mí si no debería ser así?

Me gustaría recuperar mi vida, esa libertad que antes tenía,

aquella que a pesar de disfrutarla, en realidad no valoraba,

probablemente porque sin molestarme en buscarla,

ahí siempre la encontraba.

Es triste que sea necesario perder

para aprender a apreciar lo que nunca ya se podrá recuperar.

Maldito castigoCC by-nc-nd 4.0 Ana María Otero

2 comentarios sobre “Maldito castigo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s