Craso error

  -Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Aunque a nadie le gusta equivocarse, errores irreparables algunas veces se cometen.

   Lo pensó y se le olvidó cuando el sueño lo alcanzó, mezclando realidad y fantasía, como si siguiesen la misma vía.

   Sin un leve recuerdo al despertar, asumió que ya nunca lo iba a recuperar.

   Si lo hubiese apuntado, no se habría evaporado, pero al parecer el cansancio extremo lo animó a dejarlo para luego.

   Craso error sin solución, porque aunque otra creación nació, ya nunca recordaría si esa era parecida a la de aquel día, cuyo valor la pérdida magnificó, llevándolo a asegurar que aquella obra maestra, ni él ni nadie podría superar jamás.

   Una absurda tontería que para siempre marcó su vida, cuando aquellas palabras olvidadas absurdamente veneradas y que en realidad él no combinaba, eran la lista de la compra que mientras él se dormía, con su hija su esposa en la cocina compartía.

Craso errorCC by-nc-nd 4.0 Ana María Otero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s