No sé

 

play-1845989_640

Obtener, perder.

No sé lo que tengo,

ignoro lo que se va.

Entregar, arrebatar.

En tus manos el poder de dar o quitar.

Obsequiar, requisar.

Reconozco que me confunde tu modo de actuar.

Tira o afloja.

Admito que no me gusta ese modo de jugar.

slingshot-41343_640

-Ana María Otero-

Sólo el cielo estrellado

milky-way-2695569_640

Sólo el cielo estrellado lo sabe.

Testigo mudo de nuestro arrebato,

silencioso custodio de nuestro secreto,

de un prohibido momento compartido,

de un intenso frenesí

que nuestra razón no pudo,

no quiso controlar.

Deseo, desenfreno, pasión…

Nunca digas que no,

que nunca más se repetirá,

porque igual que el cielo estrellado,

los dos sabemos que con un cruce de miradas,

todo ese afán reprimido

quedará nuevamente en libertad

arrastrando, envolviendo nuestros cuerpos que sin duda,

igual que siempre sucederá,

se entregarán el uno al otro,

incapaces de ignorar todo ese deseo,

toda esa pasión que inexcusablemente

surge entre nosotros dos.

night-photograph-3210889_640

-Ana María Otero-

Dualidades

hands-718560_640

Crees que soy, pero no estoy.

Una imagen, un reflejo,

una luz, una ilusión.

Ser o estar, ¿existir o interpretar?

Ver o imaginar, ¿sentir o actuar?

Yo no miento, sólo sueño.

Tú no engañas, sólo anhelas.

Dime tú, digo yo:

¿cuál es el más culpable de los dos?

model-2748342_640

-Ana María Otero-

Sigue adelante

image

Sigue adelante,

no detengas tu paso.

Aunque no conozcas el destino

nunca te apartes del camino.

Avanzando sin un propósito,

sin un objetivo,

sin una motivación diferente

a encontrar una justificación

para esa carrera sin sentido

que tal vez sólo te lleve

a un terreno baldío.

Un paso tras otro

con el único objetivo de avanzar,

tal vez para de este modo alcanzar algún lugar,

quizás para dejar atrás algo digno de olvidar.

Tú sólo avanza,

tú sólo camina.

No mires hacia atrás,

no añores lo que dejas.

No detengas tu paso,

no disminuyas el ritmo.

Tal vez sólo de este modo

encuentres algún motivo.

forest-438432_640

-Ana María Otero-

Puerta abierta

door-2889680_640

Una puerta abierta,

que poco a poco se cierra.

¿Quién es el que la empuja?

¿Por qué nadie hace algo?

Si llega al final,

tal vez no se abra nunca más.

Teniendo en cuenta esto,

¿crees que merece la pena tentar a la suerte,

corriendo el riesgo de que para siempre el camino se cierre?

architecture-3212354_640

-Ana María Otero-

Déjà-vu

news-2097363_640

No es nada nuevo.

Es algo parecido a aquello que pasó.

¿Acaso eso no sirvió para algo? ¿Al menos para poder reconocerlo en una segunda ocasión?

La primera vez fue por despiste o por no querer admitir que todo era mentira. Tal vez por prolongar una ilógica fantasía. Quizás por necesidad de escapar de la oscura realidad. A lo mejor por darme el gusto de correr un pequeño riesgo que con alguien o algo real jamás podría acabar.

Pero aquello ya pasó y de lo vivido algo se aprendió.

¿A caso quiero volver a pasar por ello o la primera ocasión para evitar un mal trago posterior servirá?

Es como un déjà-vu, como una advertencia secreta, como un aviso camuflado con capacidad para evitar un mal mayor.

Verdad o mentira. Lo único que sé es que en esta ocasión no me pillará desprevenido, sin armas, sin protección. Porque por desgracia o por fortuna ya sé lo que la otra vez pasó.

Desconfianza, mucha desconfianza. Estado de alerta, postura de defensa.

Tal vez paguen justos por pecadores, pero estas son las consecuencias de los errores.

psychology-1957259_640

-Ana María Otero-

Te acercas o…

question-2392158_640

¿Te acercas o te alejas?

¿Me dejas o te quedas?

Duda, incertidumbre, indecisión…

Tú o yo.

¿Quién es el verdadero culpable

de esta molesta inseguridad

que no me permite confirmar

si estás o no estás?

man-2546791_640

-Ana María Otero-

Sólo late

fairy-1887093_640

Corazón que sólo late.

Ya no duele, ya no siente.

Severos daños en el pasado

que ya lo han endurecido.

Impasible reacción que protege,

que alivia el dolor.

Insensible corazón

que golpe a golpe aprendió a no sufrir.

Es la indiferente naturaleza,

del que a estas alturas

ya no necesita sentir amor.

3d-modeling-3197231_640

-Ana María Otero-

 

Perdida de antemano

jassen-1690375_640

Por error tú me invitaste

y yo me dejé llevar.

Sabía que no debía hacerlo

pero me quise arriesgar,

corriendo un ligero riesgo

que daño real no podía causar,

porque a estas alturas

curado de espantos estoy.

Un plan de un solo día,

una partida antes de su inicio perdida.

Un simple momento de asueto,

un entretenimiento pasajero,

para evitar pensar,

para eludir recordar.

Como nada se invirtió,

aunque no hubo ganancia,

tampoco perjuicio se encontró.

Así que acabado el juego,

igual que antes de su inicio,

prácticamente todo quedó.

lottery-2555593_640

-Ana María Otero-