Condena eterna

  Tú, yo, juntos, atados. A causa de un hechizo eternamente condenados. No luches, no te resistas, que de una fuerza como esta nadie pudo nunca escapar. Piénsalo bien, analiza la situación y plantéate si deseas luchar y escapar o en realidad aquí, conmigo, en mí te quieres quedar. -Ana María Otero-

El guerrero

  Lucha a muerte con el guerrero que nunca pierde. Pelear para ganar, ese es su sino, es su destino, de la vida no espera nada distinto. Un cañonazo, una bala, la batalla nunca para. Razón sobre corazón, mejor o peor, tuya es la decisión.   -Ana María Otero-