Suerte

  Sí, estás de suerte. Necesitabas una pausa, suplicabas un momento y sin esperarlo en tus manos ahora lo tienes. No repitas el fallo y después de un breve descanso, aprovecha el momento y no permitas que ocurra lo mismo de nuevo. -Ana María Otero-